Saltar al contenido

Historia de San Martín de Porres para niños

4 noviembre, 2021
Historia de San Martín de Porres para niños

El 3 de noviembre, la Iglesia Católica celebra a San Martín de Porres. Fray Martín es uno de los santos más populares entre los niños ya que ejemplifica a la humildad, la bondad y el desprendimiento para ayudar a los más necesitados y desvalidos. El primer santo moreno del Perú es un personaje que vale la pena conocer para comprender el porqué de sus actividades y de su santidad.

¿Quién fue Fray Martín de Porres?

Martín de Porras Velázquez nació en Lima el 9 de diciembre de 1579 y falleció el 3 de noviembre de 1639.

Fue un fraile de la orden de los dominicos y es el primer santo mulato de América. Popularmente conocido como “el santo o frayle de la escoba” es representado con una escoba en la mano como símbolo de su humildad, además de ser un gran conciliador al juntar a “perro, pericote y gato” como se puede apreciar en muchas de las estampitas gráficas.

En 1591 recibió el sacramento de la Confirmación de manos del arzobispo Santo Toribio de Mogrovejo. Martín inició su aprendizaje de boticario en la casa de Mateo Pastor. Esta experiencia sería clave para Martín, conocido luego como gran herbolario y curador de enfermos, puesto que los boticarios hacían curaciones menores y administraban remedios para los casos comunes.

Vivía cerca del convento dominico de Nuestra Señora del Rosario y su claustro por lo que conoció de cerca la labor de la Iglesia en el barrio de Malambo.

Al ingresar al Convento recibiría por ser mulato y bastardo un trato racista: no podía ser fraile de misa e incluso le prohibieron ser hermano lego.

En 1594, Martín entró en el convento en calidad de aspirante a conventual sin opción al sacerdocio. Dentro del convento fue campanero y es famoso por su puntualidad y disciplina en la oración.

Su preocupación por los pobres fue notable. Se sabe que los desvalidos lo esperaban en la puerta del convento para que los curase de sus enfermedades, vistiera o les diera algo de comer.

Casi a sus sesenta años, Martín de Porres cayó enfermo y entendió que había llegado la hora de encontrarse con Dios.
Toda la ciudad salió a las calles en forma multitudinaria donde se mezclaron gente de todas las clases sociales para darle el último adiós.

Fue canonizado en 1962 por Juan XXIII y es patrono de la Justicia Social y de los hermanos cooperadores dominicos.

En la actualidad sus restos descansan en la Basílica y Convento de Santo Domingo, de Lima, junto a los restos de Santa Rosa de Lima y San Juan Macías en el denominado “Altar de los Santos de Perú”.

Fray Martín, el amigo de los animales

La caridad de Fray Martín no solo era para las personas, sino que también se ocupaba con gran esmero de los animales, sobre todo cuando los veía heridos o faltos de alimentos. Tenía un lugar en la casa de su hermana donde albergaba a gatos y perros con todo tipo de enfermedad. Parece que los animales le obedecían por particular privilegio de Dios. Uno de los episodios más conocidos de su vida es que hizo comer del mismo plato a un perro, un perico y un gato.

Casa de San Martín de Porres

Es el lugar en donde nació san Martín de Porres. La casona es muy bonita y está llena de azulejos coloridos. En este sitio del centro histórico de Lima hay una pequeña y modesta capilla, una farmacia solidaria y un albergue en el que se da de comer a adultos mayores de escasos recursos ya que este Santo era conocido por cuidar de los desprotegidos. La casa de Fray Martín está ubicada en el Jirón Callao 534, Cercado de Lima.

El Olivo plantado por San Martín de Porres en San Isidro

El Olivo plantado por San Martín de Porres hace 374 años

Visita el único árbol de olivo plantado por Fray Martín de Porres hace 374 años en el bosque El Olivar de San Isidro, Lima, Perú. Su ubicación fue posible gracias a un estudio científico con tecnología de punta realizado por especialistas locales y expertos de la Universidad Politécnica de Madrid, quienes confirmaron que la edad del ahora llamado “olivo histórico” es de 374 años.